Ambición de ser aquella palabra…

Un paso… otro…

Pausa.

Saltan los guijarros;

vuela el polvo.

Peso…

Arrastra un pie… y el otro.

Aumenta la carga; despacio, el lastre.

Invisible, pero abruma.

No desde fuera, sino dentro. Adentro.

¿Suyo? No.

Sin embargo, sí de él.

Lo quiere.

Deseo ahogado en la respiración,

espesa,

apretada, sofocada.

 

La tierra se inclina;

comienza un ascenso.

Verdugo de un paso… y otro.

Pretende su prisión, su dominio.

Y, ¿lo quiere?

¿Puede?

El polvo se refugia en sus pulmones;

anida en su piel.

Mayor opresión.

¿Puede?

Se lo pregunta a sí… y tropieza.

Los guijarros se alzan,

totalitarios y crueles.

Un derribo.

 

Los ahogos resuenan,

se multiplican;

lo ciegan,

y enmudecen.

A pesar de ello, libera sus oídos.

Lo demás, sellado.

El peso… insoportable.

No suyo… pero ya sí.

Se yergue.

Una palabra. Una únicamente.

El aire duele

pero lo respira.

Acaricia la arena,

y los guijarros,

y el calor

pero le hiere.

Suyo…

Se alza.

Quizá… aquella palabra.

 

La deseo.

¿La soy?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s