Gonzalo nos escribe…

Una nueva colaboración propia… Gracias por compartir un poema tuyo, que conviene leerlo repetidamente para captarlo.

 

Aquí te dejo otro de esos viajes que describes, de vuelo corto y suave, sin más…

«Preciosas aquellas horas en la declinación
dominadas por intervalos de tic-tac
acrecienta un vencido silencio ubicuo.
Alentador intervalo que a ráfagas aviva una dulce brisa,
conforta al alfeñique susurro haciéndolo fluir cómodo
de esquina a esquina de la casa apaciguada.

Suaves ritmos nocturnos sumidos en suspenso sencillo:
respiración pausada, latido en cuerpo desvanecido
entre el sosegado correveidile de los recuerdos entrelazados,
se dan paso decorosamente… delicada sincronía en el espacio:
admitir fresca hierba de un parque en la yema de los dedos, un día de sol a la sombra de un árbol, al contacto con la mesa de mármol; admitir la desordenada fragancia de Trastevere, tras el cuadro de artista callejero; admitir el anochecer madrileño despuntando en la cúpula de San Francisco, impregnado
en la anaranjada pintura de la pared; admitir, a fin de cuentas, la mezcla
extraviada por los pasillos con boba sonrisa».

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s