La novela del matrimonio, de Leon Tolstoi

 

Siendo jóvenes, el amor deslumbra, ciega. De hecho, puede ser un fulgor por el que se admira a una persona… excesivamente. No es algo negativo, pues es propio de la edad.

El engaño viene si se pretende mantener el mismo fogonazo pasional. Es lo que le sucede a la protagonista, casada con un hombre mayor que ella. Mashenka y sus hermanas han quedado huérfanas, pero son ayudadas diligentemente por Serguei, su tutor. Ella se enamora y se casan. Vive un idílico amor hasta que se trasladan a San Petersburgo, donde el lujo, la vida social… provocan  enfriamiento, malentendidos… Las crisis pueden acabar en un crecimiento o en una quiebra. Lo que se aprende de estas páginas es que el amor adquiere diversas tonalidades según avanza. Comprobamos de la mano de Mashenka que es una ingenuidad negarse a este hecho.

Su pensamiento: “Los antiguos sentimientos tornáronse queridos y se convirtieron en recuerdos irrevocables”.

elvira.png
                                  ELVIRA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s