La niña que se tragó una nube tan grande como la Torre Eiffel, de Romain Puertolas

La cara de desconcierto que se nos pone con las primeras líneas deja paso a la pregunta “¿es una tomadura de pelo?”, y ya, una vez que hemos pactado con el libro y empecemos a aceptar todo lo que tenga que contarnos, la sonrisa pasa a dibujarse en nuestros labios.

¿Una mujer que echa a volar? Sí. ¿Por sus medios? Sí. ¿En bikini? Sí. ¿Le entrevista Obama? Y así sucesivamente. No buscamos entonces algo lógico, sino que nos dejamos sorprender y empapar de la ternura que desprende el relato: el amor de la protagonista por su niña recién adoptada por ella.

A medida que se enlazan las increíbles sorpresas con numrosas aventuras, una pregunta flota por nuestro subconsciente sin querer verbalizarla para no romper “ese pacto”: ¿en qué va a acabar todo esto?”

Entonces, viene el disparo…

elvira.png
ELVIRA

2 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s