Bajo la luna…

Una inspiración repentina al leer la frase de un libro… Y aquí el resultado:

Un sólo testigo…
Unos ojos brillantes se alzan.
Unos labios pálidos encarcelan un silencio de plata.
Las sombras ocultan las palabras
que frágiles surcaban las ramas.
La quietud disimulaba las caricias
que sutiles se entrelazaban con las raíces.

Un sólo testigo.
Quiso esconder su mirada
tras las hojas y las cimas.
Quiso dar voz a su silencio
a través de las nubes y la humedad.
Quiso grabar en su piel tosca
el suave roce de un beso.

Un sólo testigo…
Fuera, en lo alto.
En la noche muda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s