Porque merece la pena la espera…

Suspiro el para-qué
mientras fumo los así-por-ahora.
Me interpela con tu mano,
la mueves despacio bailando con mi humo expulsado.
Deseo que llegue...
Ya, pronto.
Pero sigues quieto,
siendo la mirada del no-me-voy.

Al menos rozarte
y tranquilizar mi sed áspera.
Únicamente.
Es un paso; un leve movimiento,
y se cumpliría.
Pero permaneces inmóvil,
meciendo mi anhelo en la curva de tus labios.
Busco la entrada del instante...
Desconozco cuándo, y de dónde.

Pero tú confías,
pues será el mejor siendo.
Y me susurras un sutil cambio:
"Abandona tu ser sujeto".
Deja de ser lo que eres.
Quítate esa ropa del venga-ya y del ahora-mismo.

Y cuando alzo los ojos del no entendimiento,
me levantas mis dedos,
y con ellos acaricio tu espera ya cumplida.

El instante acaba de acudir.
"Ya tienes tu deseo del para-qué".
Y es entonces cuando respiro de la curva de tus labios.

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s