Niebla, de M. de Unamuno

Una “nivola” escrita por el mismo creador de este género: no tendrá más seguidores, pero marcó un modo de escribir relacionado con la metaliteratura.

La historia parece de lo más cotidiana dada la época en que se desarrolla: Augusto, joven huérfano y bien posicionado, se ha enamorado de una pianista, Eugenia, que le rechaza con su desgarbado genio desde el primer momento.

Comienzan los soliloquios de Augusto, o sus diálogos con amigos, especialmente, con el fiel canino Orfeo. Empezamos a experimentar la angustia del protagonista, y vemos cómo su perturbación interna crece: al enamorarse de una, resulta que se siente atraído por varias; se confunde por las decisiones que toma o que ha de tomar… Y el colmo lo tiene la burla, cuando pensaba que al fin todo estaba reconduciéndose…

La “nivola” aparece explicada por uno de los propios personajes, que escribe bajo esta técnica, y se la cuenta a Augusto. Y de la “teoría” pasamos a la práctica en las escenas finales, cuando Augusto va a visitar a don Miguel de Unamuno, y descubre que no está ni vivo ni muerto: ni siquiera existe, pues es un personaje de ficción de Unamuno. Augusto se rebela, y afirma ser él el que tomará las riendas de su vida, incluso la de su “creador”… lo que le hace dudar a don Miguel acerca de su poder…

¿Sueño? ¿Realidad? ¿Juego? ¿Técnica?

elvira.png
                                  ELVIRA

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s