El niño perdido, de T. Wolfe

Inocentes palabras en prosa que esconden una fuerte carga lírica con un objetivo: navegar entre los recuerdos de infancia, llegando a los límites de la memoria y del sufrimiento.

Grover es un niño que ha perdido a su hermano: trata de “entender” su muerte, y lo hace con recuerdos que se iluminan y apagan, mientras camina por la ciudad, recibiendo todo a modo de sensaciones.

Una novela corta, ágil y envolvente, con un mensaje: el desorden temporal.

 “Aquí está la Plaza, aquí la permanencia y aquí el tiempo, y todo esto sigue siendo como siempre ha sido, excepto yo”.

elvira.png
                                  ELVIRA

2 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s