“Aquí yazgo yo, Dante”… 700 años

Hoy, 25 de marzo, es el aniversario de la muerte de Dante Alighieri hace siete siglos. Este gran poeta, patrimonio de la humanidad, lo descubrí en 2º de carrera, en una asignatura de literatura italiana.

Entonces, leímos la Vita nuova, y me conquistó. Yo lo conocía por la gran obra, la Divina comedia, sin embargo, mi encuentro personal con el alma de este poeta sucedió leyendo este “librito” (que así aparenta al lado de su otra obra): sencillo, breve, con mezcla de verso y prosa, y que fue el preámbulo de la propia Divina comedia.

Tengo que confesaros que, aunque está en mi lista desde hace años, no he leído ésta última. Pero de este año no va a pasar, pues el verano pasado devoré los ensayos que analizan algunos cantos de la obra, escritos por Franco Nembrini. ¡Apasionante! Ya los comentaré en otra entrada, pues se merecen mayor detenimiento.

Sinceramente, quiero únicamente transcribir los últimos versos de cada canto de la Divina comedia para dejar que se cuelen y dejen el “gusanillo” de la relación entre el proceso del infierno-purgatorio-paraíso (el movimiento de ascenso reflejado en las estrellas) y la propia biografía de Dante:

“Y entonces salimos a volver a ver las estrellas” (Infierno).

“Han vuelto a renovar su verde fronda, puro y presto a subir a las estrellas” (Purgatorio).

“Ya movía Amor que mueve al sol y las estrellas” (Paraíso).

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s