Remedio para melancólicos, de R. Bradbury

Algunos ya sabéis cuánto me gusta Bradbury… Rápido, desconcertante, con atrevidas mezclas entre lo ficticio y lo real de manera que parezca habitual. Un maestro de estos giros en los que no sabes por dónde se va a dirigir; maestro de la ironía sutil que se desvela a través de los personajes, en ocasiones con evidente sorna; maestro de la metáfora y de emplear los recursos al servicio de la historia, el mensaje y el personaje.

Este libro recoge 22 relatos, a cada cual más inaudito y dentro de la normalidad simultáneamente: el más futurista (inclinación del autor en otras obras) lo sitúa en Marte y un encuentro entre marcianos y humanos, el resto de relatos rayan el realismo mágico que posteriormente se iniciaría: la sanación de una enfermedad sin nombre gracias a la luna, un traje que cambia la vida de un grupo de amigos, dos asesinos que se encuentran, unas setas que crecen en un sótano…

Al acabar cada relato, resulta necesario pararse a reflexionar para desengranar el sentido intimista y humanista que ha querido otorgarle Bradbury. Toda una labor esforzada y, sin embargo, con grandes recompensas para nuestro interior y nuestra visión…

Era una niña frágil y parecía que hubiese andado muchos años perdida en la lluvia, y que la lluvia le hubiese desteñido el color azul de los ojos, el rojo de los labios y el oro del pelo. Era como la vieja fotografía de un álbum, polvorienta, borrosa, y hablaba poco y con una voz fantasma.

elvira.png

Elvira

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s