Flores para la señora Harris, de Paul Gallico

La historia se abre casi por el final, para luego retroceder y continuar su progreso. Las frases se entrelazan en una pugna entre colorido y gris, una meta arriesgada y la monotonía conformada… En fin, una lucha entre sencillez y naturalidad contra apariencia y superficialidad lujosa.

La señora Harris es la “señora bayeta”: una mujer pobre de principios de siglo XX, que se dedica a limpiar casas en un barrio londinense. Lo hace con verdadera pasión, cuidando con esmero a cada cliente, no sólo cumpliendo con su trabajo. Sin mayores aspiraciones hasta que… abre el armario de una Lady y le deslumbran dos fogonazos de color, de sentimiento, de atracción: dos vestidos de Dior.

Desde aquel instante, pretende alcanzar una meta quizá inalcanzable para alguien de su clase: conseguir unas quinientas libras para ir a París y comprar un vestido de Dior, culmen de su sentirse mujer.

¿Para qué? ¿Para guardarlo en un armario? Su gran amiga, aunque le hace comentarios llenos de sentido común, la ayudará en lo que haga falta. Comienzan meses de mucho esfuerzo y ahorro, y de vez en cuando de algún golpe de suerte. No obstante, se encontrará con numerosos obstáculos… Pero se trata de un sueño.

Esta aventura, aparentemente absurda, provocará un cambio en las vidas de muchas personas de la manera más inverosímil y normal a la vez.

Un relato ameno, divertido, que no omite su parte de reflexión: ¿qué vale más? ¿Una postura fría y con estatus social, o una actitud sencilla, natural y que se muestra a uno mismo tal cual es?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s