En unas horas… (II)

Letras & Poesía

De pronto, se dibujó el perfil de la amiga médico en su mente: ¡si está haciendo la residencia en ese hospital! La respuesta que había definido su decisión había llegado instantes después de la comida. Mandó varios mensajes con su resolución y marchó a la estación.

Dio un respingo: había perdido la conciencia durante breves minutos. Parpadeó fuertemente. Volvió a beber agua. Sólo quedaban diez minutos para la entrada en la estación. Reactivó los datos del móvil y esperó unos segundos. Nada. Únicamente un whatsapp de una amiga de la familia: ya la esperaba en la estación, dentro del coche. La velocidad del tren comenzó a disminuir… pausadamente. Ella podría haber sido una rueda más del vehículo: no habría diferencia. Continuaba inmersa en una niebla que había extraído la conciencia de sí misma. Quizá se debía a la confusión que reinaba en su alma: una persona que no conocía prácticamente…

Ver la entrada original 557 palabras más

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s