Riverview, de Á. González Alorda

Primera novela de Álvaro, pero no el primer libro. Ya he publicado alguna entrada hablando de otros libros, enfocados al mentoring, el proceso de la transformación personal, el liderazgo, etc. Se podría decir que se trata, quizá, del primer "riesgo" del autor con la escritura: sin dejar a un lado su dedicación al desarrollo de … Sigue leyendo Riverview, de Á. González Alorda

El dandi, de G. Heyer

Hace unas semanas cayó entre mis manos este libro. Nunca había leído nada de esta autora, pero me lo habían recomendado para momentos de oxigenarse... Y llegó el instante en que lo vi en la biblioteca y lo cogí, con el fin de "desengrasar" la tensión que llevaba tiempo sobre la cabeza. Necesitaba algo que … Sigue leyendo El dandi, de G. Heyer

Desde mi #confinamiento

Quise sorprender un día a mi familia con estos versos, en los que pretendía mostrar la aspereza de estas semanas acumuladas sin dejar caer en el olvido el vínculo que nos une, mucho más poderoso que el tedio y la incertidumbre. Días grises. Días de ligereza. Días tenues; días quizá opacos. Días inciertos... y días … Sigue leyendo Desde mi #confinamiento

Sidi, de A. Pérez Reverte

"Un relato de frontera". Un relato que trae ante nuestros ojos instantes del héroe legendario: Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador. Con un lenguaje actual y a la vez medieval, Pérez Reverte resurge la historia de uno de los personajes más emblemáticos del país. Sin embargo, logra aunar esa parte de leyenda y de … Sigue leyendo Sidi, de A. Pérez Reverte

UN SILENCIO

¡¡Gracias!!

LaHoradeBerlín

Un susurro… débil, efímero…
Un rumor… apagado pero constante.
Murmurar. Murmurar.
Susurrar.
Una voz… frágil.
Otra voz, más sólida.
Y otra, fuerte.

Voces, voces,
y susurros y rumores,
gruñidos
y flojos chillidos.
Un grito, y otro, y otro, ¡y otro!…
Inquietud. Nervio. ¿Miedo?

Inútiles diálogos,
vana locuacidad.
Verborrea y más verborrea.

         ¡Silencio!

Palabra, dulce palabra…
Esencia del ser,
esencia del silencio…
Malgastada, corrompida,
tantas veces enviciada…

Palabra callada…
Oyes, atiendes… y escuchas.
Y, dócil, acudes.
Desapareces. ¡Te esconden!
Esas voces,
y esos susurros…
aún más huecos que tu vacío.
Su miedo.

Evitada e inmolada.
No reconocen tu presencia.
¿No lo saben?
Sienten miedo…
¿Tanta fuerza tienes?
Y lo ignoran.

Observa mi silencio…
Sólo tú escuchas.
Sólo tú hablas.

Ver la entrada original