Riverview, de Á. González Alorda

Primera novela de Álvaro, pero no el primer libro. Ya he publicado alguna entrada hablando de otros libros, enfocados al mentoring, el proceso de la transformación personal, el liderazgo, etc. Se podría decir que se trata, quizá, del primer "riesgo" del autor con la escritura: sin dejar a un lado su dedicación al desarrollo de … Sigue leyendo Riverview, de Á. González Alorda

El dandi, de G. Heyer

Hace unas semanas cayó entre mis manos este libro. Nunca había leído nada de esta autora, pero me lo habían recomendado para momentos de oxigenarse... Y llegó el instante en que lo vi en la biblioteca y lo cogí, con el fin de "desengrasar" la tensión que llevaba tiempo sobre la cabeza. Necesitaba algo que … Sigue leyendo El dandi, de G. Heyer

Desde mi #confinamiento

Quise sorprender un día a mi familia con estos versos, en los que pretendía mostrar la aspereza de estas semanas acumuladas sin dejar caer en el olvido el vínculo que nos une, mucho más poderoso que el tedio y la incertidumbre. Días grises. Días de ligereza. Días tenues; días quizá opacos. Días inciertos... y días … Sigue leyendo Desde mi #confinamiento

Sidi, de A. Pérez Reverte

"Un relato de frontera". Un relato que trae ante nuestros ojos instantes del héroe legendario: Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador. Con un lenguaje actual y a la vez medieval, Pérez Reverte resurge la historia de uno de los personajes más emblemáticos del país. Sin embargo, logra aunar esa parte de leyenda y de … Sigue leyendo Sidi, de A. Pérez Reverte

UN SILENCIO

¡¡Gracias!!

LaHoradeBerlín

Un susurro… débil, efímero…
Un rumor… apagado pero constante.
Murmurar. Murmurar.
Susurrar.
Una voz… frágil.
Otra voz, más sólida.
Y otra, fuerte.

Voces, voces,
y susurros y rumores,
gruñidos
y flojos chillidos.
Un grito, y otro, y otro, ¡y otro!…
Inquietud. Nervio. ¿Miedo?

Inútiles diálogos,
vana locuacidad.
Verborrea y más verborrea.

         ¡Silencio!

Palabra, dulce palabra…
Esencia del ser,
esencia del silencio…
Malgastada, corrompida,
tantas veces enviciada…

Palabra callada…
Oyes, atiendes… y escuchas.
Y, dócil, acudes.
Desapareces. ¡Te esconden!
Esas voces,
y esos susurros…
aún más huecos que tu vacío.
Su miedo.

Evitada e inmolada.
No reconocen tu presencia.
¿No lo saben?
Sienten miedo…
¿Tanta fuerza tienes?
Y lo ignoran.

Observa mi silencio…
Sólo tú escuchas.
Sólo tú hablas.

Ver la entrada original

HUECO

Y de nuevo otra aportación en Letras&Poesía. ¡Gracias por la oportunidad!

Letras & Poesía: Literatura Independiente

Tu sonrisa no dice nada.
Tus palabras me suenan vacías.
Tu mirada… me hiela.

Quieres acercarte.
Pretendes que calle, ría, hable…
Mientras tú miras y hablas.

Intentas dibujar un mundo,
amable, cálido…
Solo para mí.

Piensas que no soy consciente.
Que sigo tu juego.
Me sigues mirando
con ojos huecos.

Me buscas.

Me quieres de tu parte.

Y no sabes…

Crees que lo tienes,
y que me lo puedes dar.
Una tranquilidad segura… eso me vendes.

Pero… ¿es así?
Una sonrisa superflua;
una mueca falsa;
palabras arteras…
Una caricia… fría y de acero.

Crees que la mentira
me puede salvar.
¿Es así?

11

Ver la entrada original

Solo las cunetas son oscuras

Letras & Poesía: Literatura Independiente

No lo recuerdas…

Un paso y otro,
lentos, pausados,
entrelazándose con el rítmico vaivén
de un brazo y otro.

Un guijarro salta.
Se burla de mi paso…
Deja caer su cruel carcajada
entre otros más reservados.

Se presenta una curva.
Más tarde una pendiente
y me lanzo al declive.
Y siempre… un paso y otro.

No importa el tiempo.
Mis pasos se imponen.
El guijarro se mofa de mi cabeza,
de mis brazos… de mi cuerpo.

Olvido mis pies,
borro cualquier rastro de mí.
Sepulto mi razón.
… aparece un susurro.

Palabras sibilantes me rozan.
Mis pasos, dueños,
son dominados por aquellas…
Invisibles hilos de acero.

Comienzan un sigiloso arco,
mientras mis ojos, vendidos,
se tuercen en otro…
Oscurecidos por centelleos.

No pienso en el tiempo,
terrible, doloroso juez.
El murmullo se alza,
Intimida sonoramente con su silencio.

Veleidoso y gélido,
me enfría.
Mis dedos quedan entumecidos,
los músculos agarrotados.

Ver la entrada original 120 palabras más

En unas horas… (III)

El fin del relato…

Letras & Poesía: Literatura Independiente

Mientras bajaba del coche, escribió un mensaje a su hermano para saber dónde se encontraba: al cruzar el umbral de la puerta de cristal, que se abrió al detectar su movimiento, los vio. Estaba el mayor con unos tíos, ella era hermana de su madre. Sus caras se mostraban serias, solemnes… La tensión afloraba en cada pliegue de la piel, pero todo… se guardaba dentro. La figura de su madre siempre solucionaba los ambientes enrarecidos o tensos que habían vivido en torno al enfermo. Faltaba ella.
La amiga se quedó en un segundo plano. Permaneció hasta la marcha de la familia reunida, dos o tres horas más tarde, por si necesitaban algo.

El hermano que le había dado la noticia en ese momento no estaba, y el mayor condujo a su hermana pequeña hasta el box donde se encontraba su padre. Al pasar por un mostrador, vio unas caras ensombrecidas…

Ver la entrada original 338 palabras más

En unas horas… (II)

Letras & Poesía: Literatura Independiente

De pronto, se dibujó el perfil de la amiga médico en su mente: ¡si está haciendo la residencia en ese hospital! La respuesta que había definido su decisión había llegado instantes después de la comida. Mandó varios mensajes con su resolución y marchó a la estación.

Dio un respingo: había perdido la conciencia durante breves minutos. Parpadeó fuertemente. Volvió a beber agua. Sólo quedaban diez minutos para la entrada en la estación. Reactivó los datos del móvil y esperó unos segundos. Nada. Únicamente un whatsapp de una amiga de la familia: ya la esperaba en la estación, dentro del coche. La velocidad del tren comenzó a disminuir… pausadamente. Ella podría haber sido una rueda más del vehículo: no habría diferencia. Continuaba inmersa en una niebla que había extraído la conciencia de sí misma. Quizá se debía a la confusión que reinaba en su alma: una persona que no conocía prácticamente…

Ver la entrada original 557 palabras más

En unas horas… (I)

Primera parte de un relato… que ocurrió realmente.

Letras & Poesía: Literatura Independiente

Había transcurrido una hora desde que el tren salió de la estación. Menos mal que había conseguido un billete para el primero que partía. No lograba conciliar el sueño, pero tampoco estaba nerviosa. Sí, la tensión esperaba ahí, pero la imposibilidad de hacer algo la sepultó. Únicamente podía leer las páginas del libro que llevaba, pues había quitado los datos del móvil: le quedaba poca batería.

Leyó, leyó, miró por la ventana, observó la cara que tuvo enfrente durante todo el trayecto hasta que la miró, y lo esquivó. Leyó, leyó. No era ella. Otra persona leía por ella, otro pensaba por ella, otro miraba por ella. Ella sólo era un cuerpo. Una tediosa indiferencia la rodeaba por momentos. Dormía con los ojos abiertos. Soñaba despierta.

El día había comenzado con una llamada, y el viaje inesperado con un whatsapp. Miraba el móvil de soslayo… ¿Me esperan más sorpresas? Espera…

Ver la entrada original 592 palabras más