Solo las cunetas son oscuras

Letras & Poesía

No lo recuerdas…

Un paso y otro,
lentos, pausados,
entrelazándose con el rítmico vaivén
de un brazo y otro.

Un guijarro salta.
Se burla de mi paso…
Deja caer su cruel carcajada
entre otros más reservados.

Se presenta una curva.
Más tarde una pendiente
y me lanzo al declive.
Y siempre… un paso y otro.

No importa el tiempo.
Mis pasos se imponen.
El guijarro se mofa de mi cabeza,
de mis brazos… de mi cuerpo.

Olvido mis pies,
borro cualquier rastro de mí.
Sepulto mi razón.
… aparece un susurro.

Palabras sibilantes me rozan.
Mis pasos, dueños,
son dominados por aquellas…
Invisibles hilos de acero.

Comienzan un sigiloso arco,
mientras mis ojos, vendidos,
se tuercen en otro…
Oscurecidos por centelleos.

No pienso en el tiempo,
terrible, doloroso juez.
El murmullo se alza,
Intimida sonoramente con su silencio.

Veleidoso y gélido,
me enfría.
Mis dedos quedan entumecidos,
los músculos agarrotados.

Ver la entrada original 120 palabras más

2 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s