Cartas desde mi celda, de Gustavo Adolfo Bécquer

Nueve cartas que el autor escribe desde el monasterio de Veruela, frente al Moncayo, donde pasó una temporada para descansar y recuperarse de una enfermedad. En las primeras cartas Bécquer plasma sus experiencias, el viaje desde Madrid, su traslado en carro hasta el monasterio, describe los lugares, situaciones, personas que encuentra y sus pensamientos ante todo lo que le rodea, así como la añoranza que siente al haber dejado a sus amigos y su trabajo.
Me encantaron las tres primeras cartas, especialmente la tres que me pareció bellísima, el resto de las cartas son leyendas del castillo de Trasmoz, de las brujas de la zona y la fundación del monasterio.
Bécquer es para la literatura lo que Miguel Ángel para el arte. Miguel Ángel sabe que su obra está dentro del bloque de mármol, él sólo tiene que retirar lo que sobra; Bécquer dirá: “Escribo como el que copia de una página ya escrita”.

Ambos están entre los grandes…

maraveglia
                           MARAVEGLIA

2 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s