Una sorpresa totalmente inesperada

Un día de verano… Y me encontraba preparándome para una nueva etapa. Cambio de entorno, de trabajo… Aunque volvía a un sitio nuevo, el nuevo escalón me imponía.

Una noche, llegué a mi habitación y vi que me había dejado un duendecillo un regalo. Sencillo y que me llegó hasta lo más hondo porque se trataba de un retrato. Me identifiqué con el dibujo y los versos escritos en la parte superior…

Lo comparto con esta entrada y doy las gracias a esa magia real que se esconde tras los detalles.

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s