Martes con mi viejo profesor, de M. Albom

Un buen intento para acercar dos opuestos, la vida y la muerte, con la pregunta acerca de su sentido.

El protagonista retoma el contacto con un profesor de la universidad, enfermo de ELA, y comienza a visitarle cada semana. El encuentro se llena de preguntas y reflexiones, desalientos y ánimos… Resulta paradójico, pero el enfermo aconseja y conforta al joven con sus palabras: sólo quien está al borde de vivir uno de los misterios del hombre dándole sentido es capaz de hablar así.

No obstante… sabe a poco. Quizá porque me leí antes La última lecciónEl hombre en busca de sentido. Por tanto… aconsejo invertir el orden, o no llenarse de expectativas (quizá fuera el otro error).

elvira.pngELVIRA

1 comentario

  1. Estoy de acuerdo es un libro con más perspectivas que contenido, yo acababa de leer Resucitar de Christian Bobin, sobre la muerte de su padre, y no tiene color, ni en la forma ni en el fondo.

    Le gusta a 1 persona

Responder a Isabel López Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s